Jump to content
Discord: https://discord.gg/umE6uvmtcd ×

Psicosis Mental


Publicaciones Recomendadas

Buenas, hoy me decidí en subir esta guía la cual realicé hace un par de semanas pero no llegué a publicar en el foro de la comunidad, la guía trata sobre la psicosis mental, trastornos psicóticos, etc. Espero que os guste la guía y le deis apoyo, cualquier aportación que no esté incluida o alguna corrección que realizar informarme lo antes posible por favor.

Gracias por vuestro tiempo.

¿Qué son los trastornos psicóticos?
Los trastornos psicóticos son trastornos mentales graves que causan ideas y percepciones anormales. Las personas con psicosis pierden el contacto con la realidad. Dos de los síntomas principales son delirios y alucinaciones. Los delirios son falsas creencias, tales como la idea de que alguien está en su contra o que la televisión les envía mensajes secretos. Las alucinaciones son percepciones falsas, como escuchar, ver o sentir algo que no existe.


¿Cuántos tipos de trastorno existen?
Dentro de los trastornos mentales puedes encontrar una subcategoría únicamente para los trastornos psicóticos, dentro de este grupo podemos encontrar hasta 5 tipos de trastornos, aunque puede que en alguno de estos podamos encontrarnos varios grados en un mismo trastorno.

¿Cuál son los 5 tipos de trastornos?

1. Esquizofrenia.

          → Esquizofrenia paranoide.
          → Esquizofrenia hebefrénica.
          → Esquizofrenia catatónica.
          → Esquizofrenia hebefrénica.
          → Esquizofrenia residual.

2. Paranoia.

          → Trastorno delirante persecutorio.
          → Trastorno delirante erótico.
          → Trastorno delirante hipocondríaco.
          → Trastorno delirante pasional.

3. Trastorno psicótico breve.
 
4. Folie à deux o trastorno psicótico compartido.
 
5. Trastorno psicótico inducido por sustancias o debido a una enfermedad

¿Qué es la esquizofrenia?

La esquizofrenia es un trastorno grave del neurodesarrollo que dura toda la vida y que afecta la forma cómo una persona piensa, siente y se comporta.
Las personas con esquizofrenia pueden tener delirios, alucinaciones, lenguaje o comportamiento desorganizado y capacidad cognitiva alterada. Pueden escuchar voces o ver cosas que no están allí. Pueden pensar que otras personas están leyendo sus mentes, controlando sus pensamientos o intentando hacerles daño. Estos comportamientos pueden asustar y desconcertar a las personas con la enfermedad y hacer que se aíslen de los demás o se pongan sumamente agitados. También puede hacer que sea aterrador o desconcertante para las personas que los rodean.
Las personas con esquizofrenia a veces hablan sobre cosas extrañas o inusuales, lo que puede dificultar el mantener una conversación con ellos. Pueden sentarse durante horas sin hablar ni moverse. A veces, las personas con esquizofrenia parecen estar perfectamente bien hasta que hablan de lo que están pensando.

¿Cuáles son los signos de la esquizofrenia?

Es importante reconocer los signos y los síntomas de la esquizofrenia y buscar ayuda cuando recién comienzan. Los signos suelen aparecer entre los 16 y 30 años. En casos raros, los niños también pueden tener esquizofrenia. Los síntomas de la esquizofrenia se dividen en tres categorías: positivos, negativos y cognitivos.

SÍNTOMAS POSITIVOS
Los síntomas "positivos" se conocen como positivos porque son comportamientos adicionales que generalmente no se ven en las personas sanas. Para algunas personas, estos síntomas van y vienen. Para otras, los síntomas se estabilizan con el tiempo. Estos síntomas pueden ser graves, aunque en otras ocasiones, no se notan. Los síntomas positivos incluyen:

          → Alucinaciones: cuando una persona ve, oye, huele, sabe o siente cosas que no son reales. Muchas personas que tienen este trastorno oyen voces. Las personas que oyen voces pueden haber estado escuchándolas por mucho tiempo antes de que sus familiares y amigos se den cuenta de que tienen un problema

          → Delirios: cuando una persona cree cosas que no son ciertas. Por ejemplo, una persona puede creer que las personas que salen en la radio o en la televisión están 
hablando directamente con él o ella. A veces las personas que tienen delirios pueden creer que están en peligro o que otros están tratando de lastimarlos.

          → Trastornos del pensamiento: cuando una persona tiene formas extrañas o ilógicas de pensar. Las personas con trastornos del pensamiento pueden tener 
problemas para organizar sus ideas. A veces una persona deja de hablar en medio de un pensamiento o inventa palabras sin sentido.

          → Trastornos del movimiento: cuando una persona exhibe movimientos corporales anormales. Puede repetir ciertos movimientos una y otra vez, lo que se conoce como estereotipias. En el otro extremo, puede dejar de moverse o de hablar por algún tiempo, un estado poco común llamado catatonia.

SÍNTOMAS NEGATIVOS
Los síntomas "negativos" se refieren a abstinencia social, dificultad para mostrar emociones o problemas para funcionar normalmente. Las personas con síntomas negativos pueden requerir ayuda con las tareas diarias. Los síntomas negativos incluyen:

          → Hablar con voz apagada
          → Falta de expresión facial, como una sonrisa o el ceño fruncido
          → Dificultad para sentir la felicidad
          → Problemas para planificar y mantener una actividad, como ir al supermercado
          → Hablar muy poco con otras personas, incluso cuando es importante

SÍNTOMAS COGNITIVOS
Los síntomas cognitivos no son fáciles de ver, pero pueden dificultar que la persona mantenga un trabajo o se cuide. El nivel de la función cognitiva es uno de los mejores indicadores de la capacidad de una persona para mejorar su funcionamiento general. A menudo, estos síntomas se detectan solo cuando se realizan pruebas específicas. Los síntomas cognitivos incluyen:

          → Dificultad para procesar información para la toma de decisiones.
          → Problemas para usar información inmediatamente después de aprenderla.
          → Dificultad para prestar atención.

El consumo de drogas y alcohol en una persona esquizofrénica.
Es común que las personas con esquizofrenia tengan problemas de consumo de drogas ilícitas y alcoholismo. Para lograr una recuperación, es esencial que el programa de tratamiento incluya tratamiento para ambas enfermedades porque el consumo indebido de drogas y el alcoholismo pueden interferir con el tratamiento para la esquizofrenia.
El consumo de drogas puede aumentar el riesgo de suicidio, traumas y la falta de vivienda en personas con esquizofrenia, así como el riesgo de otras enfermedades mentales.

¿Qué causa la esquizofrenia?
Muchos factores pueden causar esquizofrenia, entre ellos:

          → Genética. A veces, la esquizofrenia es hereditaria. Sin embargo, es importante saber que solo porque alguien en una familia tiene esquizofrenia, no significa que otros miembros de la familia también la tendrán.
          → Medio ambiente. Muchos factores ambientales pueden jugar un papel, entre ellos, vivir en la pobreza, los entornos estresantes y la exposición a virus o problemas nutricionales antes del nacimiento.
          → Perturbaciones en las estructuras, función o química del cerebro. Estas interrupciones pueden ser el resultado de factores genéticos o ambientales y, a su vez, pueden causar esquizofrenia.

¿Qué es la paranoia?
La paranoia es un estilo de pensamiento asociado a los trastornos mentales que se caracteriza por dar forma a los delirios autorreferentes. Eso significa que quien expresa un comportamiento paranoico tiene una tendencia a creer que todo lo que ocurre y de lo que es consciente se da a causa de un mismo hecho, una verdad que normalmente intenta ser ocultada por entidades misteriosas (sobrenaturales o no) pero que uno mismo es capaz de ver.

Por ejemplo, la creencia de que alguien está insertando mensajes cifrados en los anuncios de televisión para lavarnos el cerebro es un delirio muy propio de esta clase de estados mentales. Otros ejemplos: hay alguien escuchándonos a través de los enchufes, nos sigue una paloma con un micrófono oculto entre las plumas, etc. 

Los delirios de persecución son típicos de la paranoia, ya que, al reconocer todo tipo de indicios en los detalles de lo que nos rodea, se llega a la conclusión de que hay alguien muy interesado en seguir nuestros pasos de manera discreta, camuflando muy bien su rastro.

Hay que tener en cuenta que aunque el uso del término “paranoia” es relativamente laxo y se refiere a un tipo de pensamiento y comportamiento, en la práctica suele hacer referencia al trastorno delirante, o psicosis paranoica, un tipo de alteración relacionada con el grupo de trastornos próximos a la esquizofrenia.

Funcionamiento de este pensamiento delirante.

1. Hostilidad, actitud defensiva y manía persecutoria.
Las personas que expresan paranoia ven constantemente motivos para no confiar en casi nadie, dado que cualquiera podría ser un potencial atacante o espía. Esto, además, hace que sea muy complicado atender a estas personas desde el ámbito clínico en los casos más graves.

2. Adopción de rutinas de protección.
Si bien no se da en todos los casos de paranoia, es muy frecuente que la persona adopte ciertos hábitos y rutinas características cuya finalidad es únicamente la defensa de las amenazas exteriores. Por ejemplo, envolverse la cabeza con papel de aluminio es una opción popular entre quienes creen que sus pensamientos pueden ser “leídos” o “robados” por alguien.

3. Rigidez cognitiva.
Otra de las principales diferencias entre la paranoia y otro tipo de estados mentales no relacionados con trastornos es que la primera se basa en una clara rigidez cognitiva, o incapacidad de autocorrección.

Cuando las predicciones basadas en los delirios no se cumplen, simplemente se busca otra explicación, cuyo único requisito tiene que ser que no vaya en contra de la idea principal que estructura la paranoia.

Eso significa que, mientras se cumpla este criterio, las nuevas explicaciones pueden ser tan enrevesadas y poco razonables como las demás.

Las causas de la paranoia.
La paranoia es uno de los síntomas asociados a la psicosis, pero este hecho, por sí solo, no dice mucho sobre sus causas. En realidad, como síntoma la paranoia puede deberse a diferentes tipos de alteración mental o por problemas puramente neurológicos. Hay diferentes teorías que intentan dar cuenta de por qué aparece este patrón de pensamiento.

1. Aparición por aprendizaje y contingencias.
La influencia ambiental y social puede hacer que miles de personas expresen patrones de paranoia sin llegar a formar parte de casos clínicos muy severos. Diversas teorías de la conspiración, por ejemplo, pueden ser entendidas como esquemas explicativos que resisten todo tipo de evidencias en contra y que, por otro lado, se basan en una entidad (física u organizativa), que tiene sus propios intereses políticos y económicos, así como el poder de manipular a su antojo lo que ocurre en el planeta.

Así, el adoctrinamiento y la integración en algunos círculos sociales pueden, por sí solos, hacer que las personas se acostumbren a pensar a través de la paranoia o algo muy cercano a ella.

2. Por trastorno y complicaciones de tipo clínico.
Normalmente, nuestra capacidad de pensar y de crear conceptos abstractos es concebida como una habilidad que nos convierte en seres inteligentes, altamente preparados para adaptarnos a los nuevos retos. La flexibilidad de nuestra cognición permite que habitualmente encontremos soluciones innovadoras por muy cambiante que sea el entorno.

¿Cómo conseguimos afrontar tan bien estas situaciones variables y hasta cierto punto imprevisibles? Para ello, utilizamos de forma automática una de las capacidades en las que somos más hábiles gracias al hecho de poseer un encéfalo muy desarrollado: la habilidad de reconocer patrones y regularidades en toda clase de estímulos. Gracias a ella ponemos orden en lo que de otro modo sería un caos de percepciones y de recuerdos.

Además, esta reorganización de la información se lleva a cabo tanto en los aspectos más concretos de la percepción como con los conceptos más abstractos, las ideas a través de las cuales interpretamos la realidad mediante lo que se conoce como esquemas cognitivos. Por ejemplo, es muy fácil, e incluso automático, detectar patrones de musicalidad en ciertos sonidos, o reconocer caras donde solo hay manchas, pero también es habitual reconocer intenciones en las acciones de los demás.

La paranoia es lo que ocurre cuando esta habilidad que mostramos a la hora de reconocer ideas y percepciones subyacentes que vertebren todas las demás se vuelve algo patológico, una señal de que imponemos un relato muy forzado para explicar la realidad, en vez de asumir que no lo podemos anticipar todo y limitarnos a experimentar nuestras vivencias dando por supuesto que siempre quedarán dudas por resolver.

Así, ciertos trastornos mentales pueden alterar el funcionamiento de los procesos cognitivos que ya existen en todo ser humano pueden “extralimitarse”, si bien no se sabe cómo ocurre esto.

3. Por fallo cerebral.
Algunas lesiones cerebrales pueden estar relacionados con tipos concretos de pensamiento paranoico. El síndrome de Capgras, por ejemplo, consiste en una tendencia a creer que amigos y familiares han sido sustituidos por otras personas físicamente idénticas a los primeros, y se cree que es producido por daño en las conexiones entre el sistema límbico y áreas de la corteza cerebral.

                                                                                                                                                                                                   

¿Qué es el trastorno psicótico breve?

Los trastornos del pensamiento afectan cómo las personas se sienten, piensan y comportan. Crean una desconexión entre lo que alguien experimenta y el mundo a su alrededor. A menudo esto se describe como experimentar una desconexión de la realidad. Cuando esto ocurre, se llama psicosis. 

El trastorno psicótico breve, también conocido como una psicosis reactiva breve, es una condición rara en la cual una persona experimenta síntomas repentinos de psicosis, como los delirios y alucinaciones, por un corto período. Estos episodios duran por un mes o menos y luego disminuyen. Hay tres tipos — trastorno psicótico breve con un estresor identificable, trastorno psicótico breve sin un estresor identificable, y trastorno psicótico breve a raíz del parto.

Aunque sean cortos, estos episodios pueden ser severos, y aumentar la probabilidad de que una persona le haga daño a otra persona o a sí mismos. Es más común para personas que padecen un trastorno antisocial de la personalidad y/o trastorno paranoide de la personalidad.

¿Cuáles son los síntomas?
El trastorno psicótico breve afecta cómo las personas piensan, cómo se sienten y comportan. Una persona con la condición puede parecer que haya perdido el contacto con la realidad. Frecuentemente, estos síntomas surgen rápidamente, al contrario de otras condiciones como la esquizofrenia en la cual la psicosis aumenta conforme pasa el tiempo.

Hay tres tipos de trastorno psicótico breve:

          → Trastorno psicótico breve con un estresor identificable: Una psicosis causada por un incidente traumático o estresante, como el fallecimiento de un ser querido, un grave accidente de auto o una violación.
          → Trastorno psicótico breve sin un estresor identificable: Una psicosis causada por ningún trauma visible.
          → Trastorno psicótico breve a raíz del parto: Una psicosis que surge unos meses después de dar a luz.

Los síntomas principales del trastorno son los siguientes:

          → Experimentar alucinaciones (escuchar o ver cosas que no están ahí).
          → Experimentar delirios (tener creencias falsas a pesar de que hayan sido desmentidas).
          → Demostrar pensamientos desorganizados (cambiar rápidamente entre temas o decir cosas raras).
          → Vestirse en maneras raras o descuidadas.
          → Tener problemas con la memoria o atención.
          → Parecer desorientado o confundido.
          → Adoptar patrones raros de sueño.
          → Incapacidad de tomar decisiones.

¿Qué causa es el trastorno psicótico breve?
Las causas exactas se desconocen. Los médicos creen que un rango de factores juegan un papel en su desarrollo, incluyendo ser genéticamente predispuesto (esto es tener familiares con trastornos de estado de ánimo o del pensamiento), o haber pasado por una experiencia traumática que “dispara” el trastorno como un mecanismo mental de afrontamiento.

La psicosis posparto puede ocurrir en mujeres que padecen el trastorno bipolar, esquizofrenia, depresión mayor o el trastorno esquizoafectivo. En algunos casos, la psicosis posparto es el resultado de trauma durante el parto o cambios hormonales en personas que, por lo demás, no padecen enfermedades mentales.

 

¿Qué es el trastorno psicótico compartido?
El trastorno psicótico compartido es uno de los desórdenes menos frecuentes, e incluso se ha dudado de su existencia como tal; esta enfermedad consiste en que la psicosis es trasmitida de un individuo a otro, compartiendo ambos un mismo cuadro sintomático. También es conocido como folie à deux, esto es, “locura de dos”. Sin embargo, este trastorno no está limitado únicamente a dos personas; de hecho, pueden ser varios los individuos que compartan un mismo trastorno psicótico, o incluso un grupo amplio de personas. Cuando se trata de un grupo muy amplio de personas se denomina histeria colectiva, en vez de trastorno psicótico compartido.

Lo verdaderamente característico de este trastorno no es que una persona genere en otra un trastorno psicótico, sino que más allá de eso, le trasmite a esta exactamente el mismo trastorno psicótico que ya tiene, compartiendo idénticos delirios y alucinaciones; se trata, en definitiva, un “contagio” de ese mismo desorden en otro individuo.

Por lo general, el paciente con el trastorno original es una persona dominante o de influencia en su entorno social. Es desde esta posición de relevancia desde donde impone o traspasa su delirio a otro u otros individuos más sumisos. Identificar a la persona con el trastorno primario suele ser un paso de importancia para tratar este desorden. Esto es porque, una vez separados ambos, es más fácil que el paciente con el trastorno secundario abandone los delirios.

¿A qué se debe el trastorno psicótico compartido?
Habitualmente los pacientes con este trastorno tienen una relación estrecha como sí, además de padecer un cierto aislamiento social. Por este motivo, es habitual encontrarlo en hermanos, matrimonios, padres e hijos, amigos íntimos, etc. Además, se cree que también puede influir la presencia de un factor externo, como por ejemplo vivir una situación estresante.

En este tipo de trastorno suele haber una persona dominante o primaria, y otra u otras sumisas o secundarias. Así, la persona dominante genera un delirio o psicosis que impone posteriormente a los individuos secundarios. Generalmente el individuo primario suele estar crónicamente enfermo, con desórdenes como esquizofrenia, trastornos del estado de ánimo, trastorno delirante, etc. Es esta persona quien, desde su posición dominante, impone su delirio sobre el paciente secundario.

Algunos psicólogos sostienen que las diferencias entre los individuos primario y secundario van más allá de la dominancia. Así, se cree que los pacientes primarios suelen ser de mayor edad, más inteligentes y con mayor autoestima; en contrapartida, los pacientes secundarios tenderían a ser más jóvenes, con menos formación y autoestima, y más sumisos y sugestionables.

Los últimos estudios al respecto sugieren que es más frecuente que los individuos primarios sean mujeres, pero que los individuos secundarios pueden ser tanto hombres como mujeres por igual; esto, sin embargo, no está contrastado al tratarse de un trastorno tan poco frecuente.

¿Cuáles son los principales síntomas del trastorno psicótico compartido?

Los síntomas de este desorden son similares a los del trastorno delirante. Generalmente, las personas con este desorden suelen desempeñarse bien en su vida cotidiana, no resultando incapacitados por el mismo. Sin embargo, se desarrollan actitudes que pueden ser sintomáticas de padecer este desorden, como, por ejemplo:

          → Presencia de una idea o creencia fuertemente asentada, con total convicción.
          → Frecuentemente el paciente guarda secreto si le preguntan sobre su delirio, o sospecha de quien le pregunta.
          → Esa idea está totalmente presente en la vida del individuo, hasta condicionarla de manera severa.
          → El delirio del paciente ocupa una gran parte de su tiempo.
          → El delirio ocupa un lugar central en su vida, esto es, prácticamente todo lo que le sucede al paciente lo relaciona con esa idea.
          → La idea o delirio del paciente es extravagante o muy improbable.
          → Falta de humor o hipersensibilidad del paciente en todo lo referente a su delirio.
          → Reacción irritable o agresiva del paciente cuando se cuestiona si el delirio es real.
          → El delirio suele terminar por desarrollar actitudes y comportamientos extravagantes en el paciente.

¿Qué causa es el trastorno psicótico compartido?
El trastorno psicótico compartido ocurre usualmente en el seno de relaciones de muy larga duración, así como relaciones en las que hay un estrecho lazo personal entre los afectados que muchas veces viven en aislamiento. Esto puede suceder tras periodos de gran estrés.

También pueden ocurrir entre grupos de personas que tienen una relación emocional intensa, es el caso de la psicosis grupal que puede darse en contextos como sectas religiosas en las que si el líder sufre un trastorno psicótico, sus seguidores llegan a adoptar y compartir los delirios aunque no lo hubieran hecho de no estar bajo la influencia de este.

Normalmente la persona con psicosis primaria suele tener un carácter dominante, mientras que quien adopta la psicosis compartida puede ser mas pasivo o vulnerable a las influencias de los demás.

 

¿Qué es el trastorno psicótico inducido por sustancias?
El trastorno psicótico inducido por sustancias se produce cuando una persona experimente delirios y alucinaciones como consecuencia de la ingesta de productos tales como el alcohol, cannabis, anfetaminas, etc. Para ser considerado como trastorno psicótico, los delirios y alucinaciones deben ser mayores a los de una simple intoxicación.

En estos casos, la duración de los síntomas suele ser breve, generalmente inferior a un par de días de duración. Ocasionalmente puede suceder que estos síntomas se prolonguen más tiempo, incluso hasta varias semanas o un mes; esto suele producirse cuando la intoxicación se debe a sustancias especialmente fuertes, como por ejemplo cocaína, anfetaminas o LSD.

¿A qué se debe el trastorno psicótico inducido por sustancias?
Tal y como su propio nombre indica, este trastorno está originado por la ingesta de determinadas sustancias. Además, solo se considera que existe este trastorno cuando el paciente no tenía ya con anterioridad ningún otro desorden psicótico; esto quiere decir, en definitiva, que el trastorno tiene que venir motivado únicamente por una intoxicación.

Son varias las sustancias que pueden dar lugar a la aparición de este trastorno. Entre las más comunes, encontramos las siguientes:

          → Drogas alucinógenas: se trata de fármacos que, al ser consumidos, pueden provocar alucinaciones o distorsiones de la realidad. Algunos ejemplos son el LSD, la mezcalina, el éxtasis, el cannabis, etc.
          → Sedantes: son sustancias químicas que deprimen el sistema nervioso central, produciendo efectos como relajación, adormecimiento, reducción de la ansiedad, etc. Entre los sedantes encontramos sustancias como la benzodiacepina, los barbitúricos, los antidepresivos o los antipsicóticos.
          → Otros medicamentos: a parte de los anteriores, este trastorno también puede originarse por la ingesta de otros medicamentos. Estos generalmente suelen ser prescritos con receta, pero el consumo descontrolado o los efectos secundarios pueden desencadenar a un trastorno. Esto se debe a la presencia de distintos principios activos en los mismos.
          → Alcohol: se trata de bebidas que contienen etanol en su composición. Esta sustancia deprime el sistema nervioso central y, aunque es legal, tiene efectos perniciosos para la salud.

¿Cuáles son los principales síntomas del trastorno psicótico inducido por sustancias?
Para hablar de un trastorno propiamente dicho, el paciente no debe ser consciente de estar experimentando alucinaciones o delirios. Esto quiere decir que, en aquellos casos en los que el individuo se da cuenta de que su percepción está alterada, no hablaríamos de un trastorno sino de una intoxicación.

Los síntomas más frecuentes en este desorden son los siguientes:

          → Alucinaciones: suelen ser auditivas, generalmente voces, pero en ocasiones también alucinaciones táctiles o visuales.
          → Delirios: muy habitualmente relacionados con la idea de ser perseguido.

¿Qué tipos de trastorno psicótico inducido por sustancias hay?
El trastorno psicótico inducido por sustancias suele clasificarse en base a dos criterios distintos. En primer lugar, es frecuente que se categorice en función de los síntomas que padece el afectado:

          → Con ideas delirantes: entre los síntomas predominan claramente los delirios.
          → Con alucinaciones: en este caso, las alucinaciones son el síntoma más evidente.

Por otro lado, en ocasiones se clasifica también este trastorno en función del momento en que se inicia:

          → Con inicio durante la intoxicación: cuando los síntomas se manifiestan en el momento de la ingesta de sustancias.
          → De inicio durante la abstinencia: cuando los síntomas se producen en el periodo del síndrome de abstinencia.

Editado por Serresiete
  • Me Gusta 1
  • Gracias 1
Link to post
Compartir en otros sitios
  • Mapita destacado y fijado este tema
×
×
  • Crear nuevo...

Important Information

Términos de Uso